Ya sea luego de una lesión o una cirugía, las muletas son de gran ayuda para brindarnos estabilidad y movilidad. Cuando tenemos una pierna débil o lastimada, sentimos inmediatamente la dificultad al caminar, y esto puede deprimirnos en un primer momento. Pero justamente para solucionar eso, ¡están las muletas!

Por supuesto que hay que tomarse un tiempo para aprender a usarlas, y es por eso que acá te dejamos algunos consejos prácticos.

Primeros pasos

Al usar las muletas, tener en cuenta:

● El peso se carga en las manos, no en las axilas.

● Es conveniente mirar hacia adelante, no a los pies.

● Para sentarse y pararse, usar una silla con apoyabrazos.

● Verificar que las muletas se ajusten a tu estatura. La parte superior debe estar entre 2 y 4 cm debajo de la axila. Los mangos deben estar al nivel de la cadera.

Los codos se flexionan ligeramente al agarrar los mangos.

● Mantener las puntas de las muletas a aproximadamente 8 cm de distancia de los pies, para no tropezar.

● Cuando no se usan, recostarlas al revés para que no se caigan.

¿Cómo caminar con muletas?

♦ Para caminar usando muletas, hay que moverlas hacia adelante en lugar de la pierna débil.

♦ Poner las muletas a aproximadamente 30 cm adelante, con una separación ligeramente más amplia que tu cuerpo.

Apoyarse en los mangos y desplazar el cuerpo hacia adelante. Usar las muletas como apoyo. Terminar el paso balanceando la pierna fuerte hacia adelante.

♦ Para girar, hacer eje sobre la pierna fuerte.

Con práctica vas a ir acostumbrándote al movimiento, ¡así que no te apures!

Para conseguir las muletas del tamaño indicado, podés hacer click en este enlace.


¿Querés saber más sobre el uso de las muletas o necesitás una? ¡Escribinos!

    Abrir chat
    1
    ¡Encargá tu producto por WhatsApp!
    ¡Hola! Soy Gimena. ¿Qué producto buscás? ¡Escribime!